24 de mayo de 2010

Entrevista a Trini Borrull (1945)


2 comentarios:

Anónimo dijo...

No niego que Trini Borrull sea una gran figura de la danza, pero desde el punto de vista humano hizo cosas detestables. Cuando yo tenía siete años amaba la danza, el ballet. Tenía gracia y ritmo, y le ponía mucho empeño a mis clases, que mi madre pagaba religiosamente. No se me podía reprochar nada más que mi exceso de peso. Cuando llegó el momento de la actuación de fin de curso -era una función escolar, nada del otro mundo- y las modistas nos tomaban las medidas para los trajes, me dijo: "tú no, tú no vas a bailar, porque estás gorda, porque no eres grácil y delgadita como tus compañeras, sino una bola (de sebo)". Esta mujer destrozó mis ilusiones de niña de 7 años, destrozó mi autoestima y, con el tiempo, sufrí trastornos de alimentación. ¿Qué puede decirse de una persona capaz de hacer esto? Entiendo que la danza profesional es una cosa, pero la danza en una función escolar es otra muy distinta. Una persona que destroza así el corazón de una niña de 7 años, que la priva de participar en una función escolar sólo porque desluce el cuadro con una figura no esbelta, no merece llamarse persona.

Anónimo dijo...

Sí, muy de Trini estas cosas que cuentas.