18 de julio de 2018

Pastora Imperio en el Teatro de la Zarzuela el 1 de abril de 1939

Para los que somos más que abuelos las fechas 18 de julio y 1 de abril estarán siempre unidas, ni la exhumación del dictador lo evitará. Ya no tenemos remedio…
La simple curiosidad me llevó ayer a consultar el ABC del 1 de abril de 1939. Lo primero que llamó mi atención fue el alborozo -al grito de ¡Arriba España!- de las dos más importantes bodegas jerezanas por el triunfo del “invicto Caudillo”.
En la cartelera de ese día
el Teatro de la Zarzuela de Madrid anunciaba la presencia, entre muchos otros, de Pastora Imperio y el guitarrista Antonio Pérez.
Carlos Morla (1885-1969) asistió a la función de ese día y lo contó en sus diarios de la guerra civil

8 de mayo de 2018

Antonio Chacón en el Café de la Magdalena

Dentro de unos días (viernes 11 de mayo a las 20:00 horas) el exquisito escritor gaditano José Manuel Benítez Ariza presentará en Madrid su Trilogía de la transición (Editorial Dalya, 2018)
Esta tendrá lugar en la Librería Sin Tarima sita en la calle Magdalena 32. Muy cerquita, en el número 30, estuvo uno de los santuarios flamencos de la capital. Bajo distintos nombres, propietarios y circunstancias siempre tuvo el flamenco en su, digámoslo en términos actuales, programación. El mes pasado traje a estos papeles una actuación de Manuel Torre y Ramón Montoya en el Café Numancia, nombre que tenía el café en aquel momento (1913).
Un año después, bajo el escueto CAFÉ CONCIERTO, se anunció durante todo un mes la presencia de Antonio Chacón en este local de la madrileña calle Magdalena número 30. El anuncio que apareció en prensa siempre fue el mismo
Todos los días desde el 21 de enero de 1914
hasta el 25 de febrero de 1914
figuró en las FUNCIONES PARA HOY.

En su imprescindible Los cafés cantantes de Madrid (1846-1936) (Guillermo Blázquez Editor, 2006) el recordado José Blas Vega dedica, cómo no, varias páginas (178 a 189) al Café de la Magdalena pero (su libro está escrito en tiempos previos a la digitalización de fondos hemerográficos), aunque comenta, vía una cita del libro de Prudencio Iglesias Hermida España. El arte, el vicio y la muerte (Imprenta de Juan Pueyo, 1914), la presencia de Antonio Chacón en el citado café, no la documenta.

12 de abril de 2018

Autoplagio de Ramón con Manuel Torre al fondo

Es conocido que Ramón (Gómez de la Serna) asistió al Concurso de Granada (1922), en estos papeles se recogieron sus crónicas.
Una de sus colaboraciones se publicó en La esfera en 1922
Este artículo, con leves modificaciones, lo recuperó para La voz de Aragón en 1934
Lo que en 1922 era “… el cantaor joven de más vigor y más hondura en la noche del concurso ha sido Torres, gitano sibilesco que bizqueaba con sinceridad de gitano en los cabeceos agónicos de los ¡ayes! primeros y finales de cada copla…” se convirtió en 1934 en “… el cantaor joven de más vigor y más hondura trae aquel Torres, gitano sibilesco, que bizqueaba con sinceridad de gitano en los cabeceos agónicos de los ayes primeros y finales de cada copla.”
Ramón estaba informado de que Manuel Torre había fallecido en Sevilla el 21 de julio de 1933.

Ná, un pecadillo. Qué escritor no ha recurrido a viejos papeles para pergeñar una nueva colaboración periodística.

13 de marzo de 2018

Emilia Benito y Angelillo en México vistos por Carlos Sampelayo

Carlos Sampelayo fue un habitual en las páginas de Heraldo de Madrid, de uno de sus números traigo esta caricatura
cuyo autor es Sirio.
En su libro Los que no volvieron (1975) comenta jugosas anécdotas relacionadas con distintos personajes que conoció en su exilio mexicano. Entre ellos
Emilia Benito
y Angelillo

(Sobre Carlos Sampelayo les puede valer esta biografía
que Mirito Torreiro escribió para el Diccionario del Cine Iberoamericano que la SGAE publicó en 2011)

6 de marzo de 2018

¿Ramón Montoya con Manuel Torre en Madrid (1913)?

Paso con mucha frecuencia por la calle de la Magdalena de Madrid y siempre hago una paradita en la Librería Sin Tarima; solazado ya con la cultura me tomo unos “toritos” en las cercanas Bodegas Alfaro. Tras la lectura de este suelto
siempre que ande por allí se me irá la vista hacia el número 30
de esa calle Magdalena.
Allí estaba situado el Café Numancia donde, un día de febrero de 1913, se encontraron Ramón Montoya y el “Niño Torres” (¿Manuel Torre?).
Lo dejó escrito el villasecano José Manuel Santos “Verde y Oro” (al que dicho sea entre paréntesis sus compañeros de redacción de El Eco toledano le gastaron esta bromita
el día de los inocentes de 1916)

5 de febrero de 2018

Luis Buñuel y Carmen Amaya

Los días de nevada
      (Foto de Carlitos Bonmatí)
son muy propicios para la sosegada lectura, de vez en cuando una miradita por la ventana para comprobar que los copos blanquean el entorno. Me refugio frente a mi ebook, en la pantalla Para matar el recuerdo. Memorias españolas de (mi admirado) Jean-Claude Carrière. En un momento de su relato me asalta
Le perdonamos el desliz de Carmen Sevilla. Hasta el flamenco que habita en Diómedes sabe que la protagonista de La hija de Juan Simón es Carmen Amaya (repita conmigo M. Carrière: A-M-A-Y-A).
A finales de setiembre de 1935 comenzó el rodaje de la película bajo la dirección de Nemesio Sobrevila
aunque pronto fue el primo de José Antonio el que se hizo cargo de la realización
Una entrada anterior de estos papeles la dediqué a la presencia de la bailaora catalana en Madrid durante el mes de agosto de 1935, poco antes del rodaje del filme. Carmen Amaya era ya un personaje con presencia en la prensa, empezaba a ser popular. No se sostiene que su elección para participar La hija de Juan Simón fuese tan casual como afirma Carrière.
En un anuncio de su estreno
y en este reportaje de Santiago Aguilar publicado en Cinegramas se destaca la presencia de Carmen Amaya en el filme.

Pero, claro, la pregunta queda ahí: ¿Fue Luis Buñuel el responsable de la filmación de esta escena?

23 de enero de 2018

Don Silverio en el Café del Burrero (1899)

El doctor Silverio Domínguez escribió sobre un viaje
que realizó por Valladolid y Sevilla en un libro que publicó en 1899.
 Su último capítulo nos reserva una sorpresa, al menos para mí, ¡30 páginas dedicadas a lo que vio y escuchó durante su visita al Café del Burrero!


(Sobre Silverio Domínguez, personaje enterrado en el olvido, creo que es pertinente traer aquí lo que le dedicaron Roberto Calvo Torre y Concepción Redondo Moreno en su libro Hijos ilustres del Camero Viejo (Instituto de Estudios Riojanos, 2005)
No he conseguido averiguar la fecha de fallecimiento de nuestro personaje. Y lo siento, no me parece mal resumen de una vida unos dígitos separados por un guion y encerrados entre paréntesis).

16 de enero de 2018

Carmen Amaya pro-Somorrostro (1959). ¿Una foto?

Las barracas del Somorrostro siempre estuvieron sometidas -cómo evitarlo- a los embates del mar. A finales de 1958 se dieron varios episodios que requirieron la intervención de las autoridades.
Estas mismas autoridades -con la lentitud sabida- (vía el concejal Narciso de Carreras) tomaron la decisión de construir 220 viviendas
para realojar a los vecinos del Somorrostros afectados por esos temporales.
En octubre de 1959 Carmen Amaya actúa de nuevo ante el público de Barcelona
espectáculo que fue reseñado por U.F. Zanni
y saludado por Ruano
La bailaora aprovecha su estancia en la Ciudad Condal para agradecer a su alcalde (Porcioles) el trato que ha dado a los habitantes del Somorrostro
y colaborar en la organización de un festival benéfico Pro-Somorrostro
que fue reseñado por M. Planas
y que reunió entre otros a la propia Carmen, Mary Santpere y Mercedes Mozart.
¿Fue en esta ocasión cuando se tiró esta foto
que, publicada en Facebook hace un par de días, Antonio Fernández Lentisco -oportunamente- me corrigió?

9 de enero de 2018

Wells escuchó a Pastora

Hace un par año se cumplió el 150 aniversario del nacimiento de H. G. Wells, me temo que pasó –al menos en España– sin pena ni gloria. Su prestigio, que alcanzó a mi generación, se ha ido desvaneciendo con el paso del tiempo.
Su segunda visita a España en mayo de 1932 (había estado en la Residencia de Estudiantes de Madrid en 1922 impartiendo una conferencia titulada “Impresiones acerca de la Conferencia de Washington y los problemas de la postguerra”) fue noticia de portada en toda la prensa, en ese momento su prestigio mundial era enorme.
En esta ocasión llenó el Teatro Español de Madrid donde habló sobre “La humanidad y el dinero”
Uno de los acompañantes de Wells fue el empresario teatral Charles B. Cochran que, unos días después, confesó a Luis Antonio Bolín
En efecto, durante la visita de Wells, Pastora Pavón triunfaba en el Teatro Monumental de Madrid

28 de agosto de 2017

Cartagena, por ejemplo (1924)

Como se puede constatar en estos Papeles 1922 es el AÑO. Así con todas las mayúsculas. Hasta ese momento las noticias flamencas, con excepciones, ocupaban un espacio irrisorio en la prensa. La celebración del Concurso de Granada trastocó la inercia. Aunque el certamen en sí no pasó de ser una provinciana ocasión para que las señoritas (bien) del lugar lucieran palmito, su transcendencia fue notable. La prensa, siempre tan perspicaz, se enteró al fin de que muy cerca de sus oídos sonaba una peculiar música con melodías que trascendían el consabido dolor de tripas. Granada fue el comienzo y muchas ciudades siguieron su estela. Cartagena, por ejemplo.
El concurso, convocado por la Cofradía California y a beneficio de sus procesiones, se anunció para los días 30 y 31 de agosto de 1924
y admitía cantaores aficionados y profesionales.
Los participantes
Los premiados
María La Gazpacha triunfó entre los profesionales, la noticia destaca la importancia de José Martínez de Galisonga y de la Serna (en Cataluña todavía se acuerdan de su hermanito Luis) en la organización del festival.

9 de agosto de 2017

Trinidad Huertas “La Cuenca” en Jerez

A finales de junio del año pasado tuve ocasión de presentar en el Círculo Flamenco de Madrid
el libro que sobre Trinidad Cuenca habían publicado Ortiz Nuevo, Ángeles Cruzado y Kiko Mora.
En la conversación previa que tuve con José Luis (¿le doy la enhorabuena por su reciente nombramiento? ¡Menudo avispero le espera!) lamenté que la deficiente digitalización (no se permiten búsquedas) de los fondos de la Hemeroteca de la Biblioteca Virtual de Andalucía no les hubiera permitido detectar la presencia de La Cuenca en más lugares de la región (¿o es país?) andaluza. Me parecía muy extraño que no se hubiera dejado caer por Jerez, le dije.
El otro día buscando no recuerdo qué en el diario El Guadalete tropecé por azar con
Pues sí, Trinidad Huertas estuvo en Jerez.
No contento del todo inicié distintas búsquedas en google que me llevaron al libro de Francisco Álvarez Hortigosa La vida escénica en Jerez de la Frontera durante la segunda mitad del siglo XIX (Editorial Anagnórisis, 2012). En éste se recoge la actuación mencionada anteriormente y añade dos más.
Una de 1879
y otra de 1880
Sí, La Valiente actuó en Jerez; en el Teatro Eguilaz.

25 de julio de 2017

¿Le dieron a Joselito la llave del cante?

En estos tiempos en los que -me cuentan- la asistencia a los cinematógrafos es muy escasa resulta muy difícil imaginarse uno de esos locales abarrotado de expectantes espectadores.
En mi larga marcha de espectador de cine no recuerdo un suceso tan masivo como la proyección en el Cine Delicias de Jerez de la película de Joselito El pequeño ruiseñor durante el verano de 1957.
No sé si lo he confesado en alguna ocasión pero ya va siendo hora de que sepan que soy –como se decía antes- un ferviente admirador de Lina Canalejas. De ahí que siempre que tengo ocasión intente verla en alguna de sus viejas películas. En febrero de 2014 pasaron El pequeño ruiseñor en Cine de barrio y en la presentación
el propio Joselito afirmó (minuto 07:17) que “…Manuel Vallejo me dio la llave del cante…”. Se me disparó la alarma pero en ese momento me limité a sonreír, comentarle a mi mamá “Ya decía yo que esto de las llaves del cante siempre ha sido un camelo; mira, a Joselito se la dieron antes que a Mairena”… y me dispuse a disfrutar de la presencia en pantalla de mi adorada Lina Canalejas.
Hoy –como ven el verano hace estragos– ha venido a mi memoria –lo dicho, el verano hace estragos– este episodio de hace algunos años.
La película se había estrenado en Sevilla el viernes 8 de febrero de ese año
en un cine popular como el Florida (calle Menéndez Pelayo 29) y tuvo un éxito tremendo
A algún avispado –pero algo “distraído”- publicista se le ocurrió la idea de que Manuel Vallejo le entregara al “pequeño ruiseñor”
el título de cantaor de flamenco.
Dicho y hecho
Pueden estar tranquilos los creyentes en esto de las llaves y cerrojos, Joselito tuvo un lapsus… no fue la llave del cante lo que le entregó Manuel Vallejo sino un diploma. Vamos, un papelito como el que le entregaron el otro día a mi sobrina en su “graduación” de guardería.

19 de julio de 2017

Carmen Amaya en ¡Lo que puede un fandanguillo! (1931)

El 19 de febrero de 1947 La Vanguardia informaba en un breve suelto
del suicidio del anciano de 66 años Alfonso Mata del Hierro. Unos meses más tarde vuelve a España -tras 11 años fuera- Carmen Amaya. ¿Alguna relación entre estos dos personajes?
El viernes 4 de setiembre de 1931 se anunció el estrenó en el Teatro Apolo de Barcelona
de la "comedia lírica en tres actos"
¡Lo que puede un fandanguillo! -una obra en la línea que inauguró La copla andaluza- era original de José Belsunze y Alfonso Mata del Hierro y fue escrita a mayor gloria de los hermanos Guerrita
La convocatoria de una huelga general
aplazó el estreno al sábado siguiente
A partir del 10 de setiembre se anuncia la intervención en la obra de "la más joven bailaora"
Años más tarde Sebastià Gasch
aún recordaba la participación de Carmen Amaya en ¡Lo que puede un fandanguillo!