25 de junio de 2013

José Gestoso y Salvador Azpiazu

Esta narración
(con un par de letritas por bamberas y su –inevitable– final trágico) de José Gestoso está ilustrado por

Salvador Aspiazu.