23 de noviembre de 2013

Francisco Arévalo

Este poema
de Francisco Arévalo, hermano menor de Antonio Arévalo, obtuvo el premio extraordinario

en los Juegos Florales organizados por el Círculo de la Amistad en 1932.