3 de noviembre de 2014

Dos (agitados) meses en la vida de Carmen Amaya

El 24 de agosto de 1951 Carmen Amaya y su compañía, después de su triunfo
en Biarritz, se presentan en el Teatro Príncipe
de San Sebastián
(La crítica es de Teodoro Goñi de Ayala)
El 28 se trasladan al Teatro Bellas Artes de la misma localidad
de donde se despiden el 30 para marchar a Irún, el 1 de setiembre en su Teatro Principal “fue pedida la mano de Carmen”
No es cierto, como se ha afirmado tantas veces, que la pareja Carmen&Juan Antonio llevaran un noviazgo cuasi clandestino. Los tiempos no eran de mucho papel cuché pero, y es solo un ejemplo, aparecieron “muy enamorados” en un reportaje
de la escritora y pintora Sofía Morales publicado en la popular revista Primer Plano.
Lo que sí fue el noviazgo fue corto, el 19 de octubre del mismo año contrajeron matrimonio
(La foto es de Carlos Pérez de Rozas y la entrevista con el novio de Del Arco)
en la Iglesia de Santa Mónica de Barcelona. Boda discreta pero no clandestina como se ha afirmado tantas veces.
De lo que no disfrutaron los recién casados fue de viaje de novios. Esa misma noche hicieron su función en el Teatro Barcelona
del espectáculo
(La crítica es de Urbano Fernández Zanni)
que habían estrenado el 5 de octubre.
Carmen había pasado antes por Madrid
(La fotografía es de Armando Hernández López Armand)
y cumplido el compromiso -espero que no se vea intencionalidad aviesa en el término- de la ciudad condal
(La caricatura es de Josep Maria Serra i Constantí)
marcharon a Sevilla
¡Cuánta actividad en poco más de dos mes! ...Incluso tuvo tiempo de visitar el Somorrostro, su confeso lugar de nacimiento,
y de digerir, supongo, la agria crítica
que le hizo Ángel Zúñiga.