1 de abril de 2012

Agustín Segura

El pasado viernes acompañé a mi madre a la visita mensual – el acopio de recetas, ya saben- a su médica de cabecera, singular personaje a la que cariñosamente llamamos La Cariño. Observé sorprendido que la -no menos singular- sala de espera

está decorada con una reproducción

de una obra del pintor tarifeño Agustín Segura.